Llegados a este punto probablemente ya tendremos argumentos suficientes para determinar la forma jurídica de nuestra empresa. La forma jurídica va a determinar el régimen fiscal. Trámites legales para su constitución. Gastos de constitución. Período de amortización.