[IMG_QUITAPESARES1_AL]
El palacio Real Quinta de Quitapesares fue un regalo de Fernando VII a su esposa, la reina María Cristina. Es una casa de campo de aires palaciegos construida en el primer tercio del siglo XIX, de planta rectangular y dos niveles de altura (alrededor de 3.000 metros cuadrados) ubicada en el medio de una finca de un millón ciento sesenta mil metros cuadrados en total. Disponía de un edificio aparte, denominado la Faisanera, hoy en ruinas, de planta rectangular con dos fachadas porticadas, rematada con torreones en las esquinas, muy posiblemente anterior a la[SP] edificación del propio palacio. Igualmente se inició en la finca la construcción de una capilla gótica que nunca se llegó a terminar.
[IMG_QUINTAQUITAPESARES_DC]El conjunto padeció un importante incendio a mediados del siglo XIX al que siguió una larga etapa de abandono. En 1942 el conjunto fue adquirido por la Diputación de Segovia, que habilitó en el edificio una residencia de enfermos mentales. Posteriormente se unirían al conjunto otras dependencias de la Diputación y se han construido anexos para albergar los servicios de Vías y Obras, Psicogeriátrico y Centro Coordinador de Bibliotecas, entre otros.